Trastorno bipolar, qué es y cómo se diagnostica

Las personas con trastorno bipolar tienen cambios de ánimo muy marcados. Algunos días se sienten con mucha energía, hablan sin parar y están muy activos, mientras que otros días se sienten completamente deprimidos, sin ánimo para encarar las actividades cotidianas.

¿Te sientes identificado con estos síntomas? ¿Tienes un familiar o conoces alguna persona que los padece? Continúa leyendo para saber más sobre este trastorno.

¿Qué es el trastorno bipolar?

Es una enfermedad metal grave, también conocida como enfermedad maníaco-depresiva. Como se mencionaba anteriormente, quien sufre este trastorno puede sentirse muy feliz y animado durante una o varias semanas (siendo ésta la etapa “maníaca” del trastorno)  para luego pasar al otro extremo y sentirse completamente deprimidos, tristes y desanimados (etapa depresiva).

Todas las personas experimentan altibajos en su estado de ánimo, pero los cambios en las personas que sufren trastorno bipolar son mucho más marcados. Pueden influir negativamente sobre las relaciones personales y afectar los estudios o el trabajo.  Algunas personas con este trastorno intentan hacerse daño o suicidarse.

El trastorno bipolar suele presentarse al final  de la adolescencia o en los primeros años de la vida adulta, aunque también puede aparecer en otras edades. Se trata de una enfermedad crónica, que no tiene cura, pero que puede ser controlada con tratamientos adecuados para cada caso.

Principales síntomas

Los cambios en el estado de ánimo  constituyen el principal síntoma en el trastorno bipolar. Dichos cambios se denominan “episodios anímicos”. Las personas con trastorno bipolar pueden tener episodios maníacos, episodios depresivos o “mixtos”. Un episodio puede durar desde algunos días hasta varias semanas. Durante el mismo, los síntomas se presentan diariamente, durante gran parte del día.

Los episodios anímicos se caracterizan por ser intensos, con emociones fuertes y cambios extremos en los niveles de energía.

Síntomas en el episodio maníaco:

  • Sentirse extremadamente alegre y animado
  • Estar muy nervioso y/o ansioso
  • Hablar con mucha rapidez sobre muchos temas distintos
  • Sentirse inquieto, “sensible” o irritable
  • Tener problemas para relajarse y dormir
  • Estar más activo de lo normal
  • Tener actitudes peligrosas, como gastar dinero sin control o mantener relaciones sexuales sin protección

Síntomas durante un episodio depresivo:

  • Estar muy triste y desanimado
  • Sentirse preocupado o vacío
  • Tener problemas de concentración
  • Perder el interés en actividades divertidas, que antes disfrutaba
  • Sentirse cansado, con falta de energía
  • Problemas para dormir
  • Pensar recurrentemente en la muerte o el suicidio

¿Cuáles son las causas del trastorno bipolar?

Se sabe que el trastorno es hereditario (por lo tanto, hay un componente genético en la enfermedad) y que causa anormalidades en la estructura y funcionalidad del cerebro. Sin embargo, aún  hoy en día se están llevando a cabo estudios científicos para saber más sobre el trastorno bipolar y sus causas.

Diagnóstico

El trastorno bipolar suele presentarse en conjunto con otros problemas psiquiátricos, por ejemplo, episodios psicóticos y alucinaciones. Por eso, algunas veces es difícil realizar el diagnóstico de esta afección, cuyos síntomas pueden confundirse con esquizofrenia (en el caso de que haya brotes psicóticos) o depresión.

Además, las personas con este trastorno suelen presentar otro tipo de problemas, como abuso de drogas u otras adicciones, lo que complica aún más el diagnóstico.

Tratamiento

Si bien el trastorno bipolar no tiene cura, los medicamentos y la terapia psicológica pueden ayudar a controlar los síntomas y los cambios bruscos en los estados de ánimo. El tratamiento debe ser continuo, ininterrumpido, para que sea efectivo.

Los medicamentos para controlar el humor (litio, ácido valproico) pueden dar buenos resultados. Los médicos también suelen indicar anticonvulsivantes (carbamazepina por ejemplo) para ayudar a aliviar los síntomas. Algunas veces también se pueden recetar antidepresivos.

Por otro lado, la psicoterapia puede ayudar a las personas con trastorno bipolar, para poder llevar una vida más normal y mantener una buena relación con familiares y amigos.

Si sufres este trastorno…

  • Consulta a tu médico tratante con regularidad y nunca dejes la medicación (ni comiences ningún tratamiento nuevo) sin consultarlo.
  • Sigue una rutina para las comidas y para dormir
  • Asegúrate de descansar lo suficiente
  • Aprende a reconocer los cambios en tus estados de ánimo
  • Ten paciencia. Lograr una mejoría lleva tiempo
  • Pide a un familiar que te ayude a seguir el tratamiento indicado por el médico.

Si tienes un familiar con trastorno bipolar…

Ten paciencia y mantén bajos tus niveles de estrés. Cuidar a una persona con este trastorno puede ser muy estresante.