¿Miedo de comprar por internet? ¡No hay nada qué temer!

Aún hoy en día,  a pesar de la gran expansión que ha tenido internet  en todo el mundo (llegando a millones de personas a través de las PC y también por medio de los dispositivos móviles), existen varios mitos y temores infundados en torno al comercio electrónico.

El hecho de tener que brindar datos de la tarjeta de crédito, de no poder tocar el artículo que se desea comprar o que el envío nunca llegue a destino son algunos de los miedos más comunes en aquellas personas que aún no confían en internet para realizar sus compras.

Pero los hechos indican que cada día más y más personas disfrutan de los beneficios de comprar en la red sin tener ningún tipo de problemas, porque en realidad esos temores son infundados. Continúa leyendo si quieres saber por qué.

Miedo número 1: “Si uso mi tarjeta de crédito en internet me robarán”

Las ventas por internet son un excelente negocio y por eso la gran mayoría de las tiendas ofrecen los mejores sistemas de protección para los datos de sus clientes. Los servidores seguros, encargados de concretar  las transacciones de pagos, cuentan con sistemas de codificación de información que protegen los datos de los clientes, de manera que ningún tercero pueda tener acceso a los mismos.

De esta manera, comprar en internet utilizando la tarjeta de crédito es totalmente seguro. Además, algunas tiendas ofrecen otros métodos de pago, como Paypal u otras billeteras electrónicas.

Miedo número 2: “¿Y si nunca recibo lo que compré?”

La mayoría de las tiendas virtuales trabajan con seriedad y responsabilidad y es poco frecuente que haya problemas con los envíos. Muchos negocios tienen un sistema de gestión de compra que asegura una entrega rápida y otras incluso ofrecen un seguimiento online que permite al cliente saber en dónde está su paquete.

Miedo número 3: “Deseo ver y tocar lo que voy a comprar”

Tal vez este sea uno de los mitos más difíciles de erradicar, pero la verdad es que  la mayoría de las tiendas virtuales brindan información detallada sobre todos los productos que tienen en venta, con especificaciones técnicas, imágenes y videos, que hacen innecesaria la comprobación física.

Además,  muchas tiendas cuentan también con asesoramiento online a través de correo electrónico o mensajería instantánea (chat), lo cual permite a los compradores disipar cualquier duda que tengan.

Miedo número 4: «¿Y si no estoy conforme con el producto?»

Las leyes que defienden los derechos de los consumidores también protegen a quienes realizan sus compras a través de internet. Además, muchos negocios ofrecen garantía  de satisfacción del cliente y devuelven el dinero a quienes no estén conformes con el producto recibido.

Por otro lado, existen muchos foros donde los consumidores comparten sus experiencias al comprar en determinadas tiendas. Si quieres averiguar qué tan bueno es el servicio ofrecido por una cierta tienda virtual, busca las opiniones de las personas que ya han comprado allí. Seguramente encontrarás muchos datos útiles no solo en cuanto a  la tienda y sus servicios sino que también hallarás opiniones sobre la calidad de sus productos.

Miedo número 5: «¿Cómo sé si una tienda online es confiable?»

Además de las opiniones de otras personas que ya han comprado en esa tienda, también puedes buscar otros datos que hablen de la seriedad del negocio. Busca por ejemplo una dirección  y un teléfono de contacto, sellos de calidad,  garantías de satisfacción del cliente, asesoramiento online y las condiciones del servicio. Si todo parece estar en regla, lo más probable es que se trate de un negocio serio que busca la total satisfacción de sus clientes para fidelizarlos y atraer más clientes.

En resumen, no hay nada qué temer al comprar por internet.  La mayoría de las tiendas trabajan con seriedad y puedes guiarte por las opiniones de  quienes ya han comprado para hacer tu elección.

 

 

Medicine blog