Especial: Cuidado de la Piel

No importa tu edad o la época del año, cuidar de nuestra piel es algo que deberíamos hacer todos sin excusas sobre la falta de tiempo.

Muchas veces pensamos que se deben usar una gran cantidad de productos costosos para mantener una piel hermosa. Lo cierto, es que, al seguir una rutina de limpieza e hidratación correcta, tendrás una piel muy sana y eso se reflejará.

También es importante saber que llevar una alimentación balanceada y beber por lo menos 1.5 litros de agua al día ayudan a mantener una piel radiante.

En esta primera parte, vamos a tratar específicamente la piel de la cara. Hablaremos de los cuidados básicos:

Los tipos de piel son los siguientes:

  • Piel grasa: Las glándulas sebáceas producen grasa en exceso haciendo que se ve como una capa de brillo en todo el rostro. El exceso de grasa obstruye los poros provocando una tendencia a barros y espinillas. Tiene la ventaja de envejecer con lentitud. Requiere de una estricta limpieza y de un tratamiento permanente de hidratación.
  • Piel seca: Debido a que le falta hidratación, tiene un aspecto opaco y sin vida. Tiene tendencia a las arrugas y las reacciones alérgicas. Para su cuidado es necesario el uso de tratamiento nutritivos, aparte de hidratantes de textura suave. Se recomienda no utilizar jabón para su limpieza ya que la reseca más.
  • Piel mixta: Presenta un exceso de grasa en la “zona T” (nariz, frente y mentón). El resto del rostro tiene una apariencia seca, principalmente en el área de las mejillas.
  • Piel normal: Apariencia suave y firme al tacto. No presenta zonas con exceso de grasa ni deshidratadas. Es el tipo de piel con el que todos sueñan, pero casi nadie goza.

Limpieza e hidratación:

ü  Piel grasa: Limpiarla 2 veces al día, sin exceder las 3 veces ya que el exceso podría provocar que más grasa se acumule. Exfoliar la piel y usar mascarillas purificantes son excelentes para controlarla. También se recomienda usar un tónico astringente. Para hidratar se necesita una crema o gel especial para este tipo de piel.

ü  Piel Seca: Para su limpieza es recomendable remplazar los jabones y el agua, ya que incrementan la resequedad, por agua micelar con un alto contenido de nutrientes. Para controlar la aparición de arrugas, la hidratación debe contener retinol y vitaminas. Además, al producto de día no puede faltarle protector solar.

ü  Piel mixta: Actualmente existen productos que se adaptan a este tipo de piel, ya que requieren una limpieza profunda y astringente pero también que no reseque las partes sensibles.

ü  Piel Normal: Requiere un cuidado básico con productos que son especiales para este tipo de piel, generalmente muy suaves. Sin embargo, no se debe olvidar el uso de protector solar y la limpieza diaria.

Cómo ves, es importante saber qué tipo de piel tenemos para comprar los productos adecuados para su limpieza e hidratación.

 

tipos de piel