Dormir Bien Para Estar Bien

Dormir juega un rol muy vital en una buena salud y bienestar a través de tu vida. Dormir de una buena manera puede ayudarte a proteger tu sanidad mental, física, la calidad de tu vida y la seguridad.

La manera en que te sientes cuando estás despierto depende en parte de lo que pasa cuando estás dormido. Durante el sueño, tu cuerpo está trabajando para apoyar funciones sanas del cerebro y mantenerte físicamente saludable. En los niños y adolescentes, el sueño también los ayuda en el crecimiento y el desarrollo.

El daño que causa la deficiencia del sueño puede ocurrir en un instante (como un accidente automovilístico), o puede dañarte con el tiempo. Por ejemplo, una deficiencia de sueño constante puede causar varios problemas crónicos de la salud. También puede afectar cómo piensas, reaccionas, trabajar, aprendes y te llevas con otras personas.

Funciones Sanas del Cerebro y Bienestar Emocional

Dormir ayuda a tu cerebro a trabajar de una manera adecuada. Mientras estás durmiendo, tu cerebro se prepara para el siguiente día. Está formando nuevos caminos para ayudarte a aprender y recordar información.

Los estudios prueban que una noche de buen sueño ayuda a mejorar el aprendizaje. Así estés aprendiendo matemática, cómo tocar el piano, cómo tener un perfecto movimiento en el golf o cómo manejar un carro, el sueño te ayuda a maximizar las habilidades de aprendizaje. El dormir bien también te ayuda a prestar atención, tomar decisiones y ser creativo.

Los estudios también han mostrado que la deficiencia del sueño altera la actividad en algunas partes del cerebro. Si tienes deficiencia del sueño, podrías tener un problema al tomar decisiones, solucionar problemas, controlar tus emociones y comportamiento y lidiando con el cambio. La deficiencia del sueño también se ha relacionado con la depresión, el suicidio y un comportamiento inusual al tomar decisiones riesgosas.

Los niños y adolescentes con una deficiencia del sueño pueden tener problemas al relacionarse con otros. Pueden sentirse molestos e impulsivos, tener cambios de humor, sentirse tristes o deprimidos o carecer de motivación. También podrían tener problemas prestando atención, y pueden tener calificaciones más bajas y sentirse estresados.

Salud Física

El sueño siempre cumple un rol importante en tu salud física. Por ejemplo, el sueño está involucrado en el saneamiento y la reparación de tu corazón y de los vasos sanguíneos. Una deficiencia del sueño constante está relacionado con un incremento en el riesgo de enfermedades del corazón, enfermedades de los riñones, presión alta, diabetes e infartos al corazón.

El sueño ayuda a mantener un balance saludable de las hormonas que hacen que te sientas hambriento (grelina) o satisfecho (leptin). Cuando no duermes lo suficiente, tu nivel de grelina sube y tu nivel de leptina baja. Esto hace que te sientas más hambriento que cuando has descansado lo necesario.

El sueño también afecta cómo tu cuerpo reacciona a la insulina, la hormona que controla el nivel de la glucosa de tu sangre (azúcar). La deficiencia en el sueño resulta en un nivel más alto de glucosa de lo normal, el cual puede incrementar un riesgo a la diabetes.

Tu sistema inmunológico depende de dormir para mantenerse sano. Este sistema defiende tu cuerpo contra sustancias dañinas. La deficiencia continua del sueño puede cambiar la manera en que tu sistema inmunológico responde. Por ejemplo, si tienes deficiencia del sueño, puedes tener un problema al luchar contra infecciones comunes.

 

Entonces lo que sabemos es que definitivamente dormir bien nos hace sentir bien tanto emocional como físicamente. ¿Por qué no hacerlo?

Recuerda visitarnos en nuestra página: www.farmasmart.com