Covid-19: noticias destacadas

Mientras la pandemia continúa avanzando a nivel mundial, también surgen nuevos conocimientos sobre el nuevo coronavirus SARS-Cov-2, causante de la enfermedad denominada Covid-19.

Aquí presentamos algunas noticias destacadas sobre este virus, responsable de la mayor crisis sanitaria, económica y social global de los últimos cien años.

China podría tener una vacuna “de emergencia” disponible en septiembre de este año

Las autoridades del Centro de Control de Enfermedades de China han anunciado que en el próximo mes de septiembre el país asiático podría contar con una vacuna “de emergencia” contra el Covid-19, que se aplicaría en caso de que aparecieran nuevos brotes de la enfermedad.

Actualmente China tiene en realidad dos vacunas en estudio que se encuentran en segunda o tercera fase de ensayos clínicos. Estas vacunas podrían aplicarse en grupos especiales, como personal de atención a la salud, en caso de que la infección causada por el SARS Cov-2 resurgiera en el país con brotes de gran escala.

El presidente de la institución, Gao Fu, indicó también que para el próximo año las vacunas que se están desarrollando en el país podrían estar listas para ser aplicadas masivamente en la población, aunque todo depende de los resultados que se obtengan en los estudios que se están llevando a cabo.

China está trabajando en el desarrollo de hasta cinco vacunas diferentes, dos de las cuales ya han pasado la primera fase de ensayos clínicos. Estas dos vacunas han sido elaboradas por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y a la compañía Sinovac Biotech, a través de su laboratorio instalado en Pekín.

Pacientes asintomáticos con coronavirus podrían representar hasta el 60% o 70% de los casos

De acuerdo con los resultados de una serie de estudios realizados en diferentes países, se estima que en un importante número de casos las personas contagiadas con el nuevo coronavirus no presentan síntomas, lo cual indicaría que la mortalidad del virus es en realidad mucho menor a lo que se pensaba en un principio.

Esta posibilidad también mostraría un aspecto negativo de la pandemia que está azotando a todo el mundo, y es que sería imposible saber qué personas estarían contagiando el virus a otros, a menos que se realicen pruebas diagnósticas masivamente o en determinadas muestras de población asintomática.

Esto complicaría las decisiones de aliviar progresivamente las medidas de confinamiento, el regreso al trabajo y a la escuela, que muchos países están tratando de implementar.

En los últimos días se reportaron infecciones en pacientes asintomáticos en un refugio para personas en situación de calle en Boston, también en mujeres embarazadas en un hospital de Nueva York, así como en diferentes países de Europa.

Según declaraciones realizadas por autoridades del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, el 25% de los infectados por el nuevo coronavirus podría ser totalmente asintomático. 

Si bien el vicepresidente del Estado Mayor, el general John Hyten indicó que este porcentaje podría ascender al 60% o 70% de los casos, en realidad estos números no son definitivos. 

El Dr. Michael Mina, de la facultad de Salud Pública de Harvard indicó que estos sistemas de pruebas aún tienen que ser corregidos en muchos aspectos, por lo que en realidad aún no se conoce cuál es la proporción de pacientes asintomáticos en el total de casos de infección por SARS Cov-2.

Clave en la lucha contra el Covid-19: controlar el nivel de citoquinas

Hasta el momento, las complicaciones respiratorias provocadas por la Covid-19 habían estado en el centro de atención de los científicos que buscan una cura para la enfermedad.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que los esfuerzos deben concentrarse en una etapa anterior de la afección: evitar un elevado nivel de citoquinas en sangre.

Cuando el virus ingresa al organismo, cierto tipo de glóbulos blancos llamados macrófagos intentan neutralizar la infección. En algunos casos, cuando los macrófagos no son capaces de controlar la infección liberan sustancias llamadas citoquinas, las cuales producen inflamación.

Cuando la acción de las citoquinas llega a cierto nivel, se producen más macrófagos, que a su vez producen más citoquinas, causando un mayor nivel de inflamación. Este fenómeno se conoce como “tormenta de citoquinas” y debilita la respuesta del sistema inmune.

Cuando esto sucede, el virus se propaga con mayor facilidad, causando daño pulmonar.

Los casos graves de Covid-19 se caracterizan por un estado inflamatorio similar al que se observa en enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide grave. Al igual que en esta enfermedad, en la Covid-19 la inflamación exagerada es la que produce el mayor daño.

Por esta razón se cree que algunos medicamentos biológicos que se utilizan en el tratamiento de la artritis reumatoide podrían ser útiles en la enfermedad provocada por el SARS Cov-2. 

Uno de estos medicamentos podría ser el tocilizumab, el cual ya se está utilizando de forma experimental para el tratamiento de Covid-19 en diferentes países.

El tratamiento con tocilizumab podría ayudar a reducir el nivel de citoquinas en sangre y evitar el “agotamiento” del sistema inmunitario, permitiendo un mejor combate del virus por parte de las propias defensas del organismo.